Death

Death

lunes, 9 de junio de 2008

Música Interior


Es un ritmo sincopado el que suena en mis oídos.
Son acordes solitarios, imposible definirlos.
Persistente melodía que acompaña mi camino;
clara, nítida armonía que señala mi destino.
Las síncopas concordando al sentir de mis sentidos,
la vida voy tarareando en bemoles, sostenidos.
Sonidos en sinfonía que a veces son disonantes;
algunos son alegría, otros tristeza andante.
Las notas conforman sones que marcan perseverancia,
guiando mis emociones que vibran en resonancia.
Remotas ondas sonoras, sin límite se propagan;
difusas, suaves, canoras, recorren mi pentagrama.
Voy creciendo entre silencios, equilibrando cadencias,
equiparando los tiempos al compás de mis vivencias.
Y ahora, ya transitando el enlace al infinito,
canciones yo voy cantando, que adivino en sus sonidos.